El seguro de hogar es, junto al de vehículos, el seguro que más contratamos a lo largo de nuestra vida. Ya sea porque al comprar nuestra vivienda mediante préstamo hipotecario el banco nos obliga a ello, o porque hemos invertido nuestros ahorros en la compra de la vivienda, casi todos somos conscientes de la necesidad de contratar un seguro que proteja nuestra inversión y nuestros bienes.   

Cuando lo contratamos, solemos estar atentos al precio y a las coberturas básicas y más habituales (incendio, fugas de agua, robo, etc.) y no nos preocupamos demasiado del resto de coberturas. ¿A ti también te pasa? Pues voy a darte una buena noticia: las coberturas adicionales pueden ahorrarnos un buen dinero en determinadas ocasiones.

Aquí tienes seis coberturas bastante comunes, aunque por supuesto hay bastantes más:

 

Asistencia informática

No todas las personas se defienden con habilidad frente a los ordenadores. Para aquellos que no son muy hábiles con la informática, estos seguros suelen incluir asistencia para configurar equipos nuevos (también tabletas y teléfonos inteligentes), recuperación de datos borrados accidentalmente, copias de seguridad, etc.

 

Reparaciones en el hogar y ayuda en bricolaje

Hay personas “manitas” y otros que somos algo desastres para las pequeñas reparaciones caseras. Por suerte, casi todo seguro de hogar nos ofrecen servicios de reparaciones y ayuda con bricolaje (sí, también para montar muebles de Ikea). Suelen estar limitados a un par de visitas por año y a dos o tres horas de mano de obra gratuita, pero seguro que nos pueden sacar de apuros en alguna ocasión.

 

Deterioro de alimentos en el frigorífico por cortes eléctricos

No hay nada más frustrante que volver de unas merecidas vacaciones y encontrarte la nevera y el congelador llena de productos podridos (y eso sin contar el olor que deja en la cocina), debido a que saltó el automático de la vivienda y se quedó el frigorífico sin electricidad. Por suerte, el seguro de hogar suele cubrir los alimentos hasta una cantidad máxima, normalmente entre 200 y 300 euros.

 

Reposición de llaves y cerraduras

Muchas compañías incluyen esta cobertura, que no solo nos permite que las copias de una llave extraviada o robada nos salgan gratis, sino que incluso podamos cambiar la cerradura en el caso de que sea posible que nos puedan entrar en casa.

 

Responsabilidad civil de mascotas

Muchos propietarios de animales de compañía desconocen que su amigo de cuatro patas está incluido en el seguro del hogar, incluso por la responsabilidad que podamos tener mientras lo sacamos a la calle a pasear. Además, si tienes un perro de una raza catalogada como peligrosa, puedes pagar un suplemento de la prima y quedar también cubierto.

 

Atraco fuera del hogar

Esta es otra cobertura que suele venir incluida en todas las pólizas de las compañías aseguradoras. Normalmente aseguran hasta un máximo de dinero robado, y para que se atienda la reclamación ha de haber habido violencia o intimidación.

 

Qué, ¿sorprendido? Ya ves, el seguro de tu hogar puede «salvarte la vida» en más de una ocasión 🙂 (y/o ahorrarte unos eurillos).
¿Tienes que contratar un seguro de hogar y quieres más información? ¡No dudes en contactar con nosotros!

Uso de cookies

En esta web utilizamos cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de dichas cookies y de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest